viernes, 26 de octubre de 2012

Tarta franco-americana de manzanas silvestres


Me he pasado dos semanas a 2300 metros de altura, con jornadas de 14 horas, rodeada de hombretones y estresada todo el rato. Estoy realmente agotada, hacía tiempo que no lo estaba tanto. Me duele todo el cuerpo porque apenas he podido nadar. Estoy entrando en modo "all work and no play makes I. a dull girl" y me queda un paso para agarrar el hacha y arrasar con todo. Pero es en estos momentos que me acuerdo más de él, y de lo orgulloso que estaba, y saco fuerzas para seguir. Porque sé que en donde estés se te cae la baba con tu hija la doctora, que si no la liaba parda.....

No os cuento esto por daros pena, sino porque este es el motivo por el que estoy desaparecida, de mi blog y de los vuestros. Ya sabéis, mucho trabajo y nada de diversión convierten a I. en  una chica aburrida. O en una chica desquiciada, más bien....

El rollo de todo esto no es sólo lo de no tener tiempo para nada, el rollo es que mis entradas TIENEN que ser de TEMPORADA. Pero claro, aquí arriba se pasan los días sin que pueda publicar nada, y mientras se pasa la temporada también de mis fabulosas calabazas o de estas preciosas manzanas que recogimos en el bosque de La Esperanza. En un manzano silvestre. Os juro que era silvestre, estaba en medio del bosque, supongo que en lo que hace tiempo debió ser una finca pero que ahora está en medio de la nada. Esta isla nunca dejará de sorprenderme.


El asunto es que conseguimos un montón de manzanas, pero como empezaba mi quincena desquiciante casi todas se las quedaron nuestros amigos F. y B. y con ellas hicieron compota, y yo me quedé las suficientes para hacer una tarta. Me apetecía hacer una tarta de esas que salen en las pelis americanas, de las que roba el oso Yogi en los dibujos animados. Pero como las manzanas silvestres eran tan pequeñas el relleno de la tarta se quedó un poco escaso, y decidí terminar de rellenar con un poco de frangipane, que me encanta. Así que al final quedó este cruce de tartas, americana y francesa, y el resultado fue muy sabroso. El oso Yogi la habría robado de mi ventana, seguro.
Es una buena opción para el postre de la cena de Acción de Gracias en caso de que no os guste la calabaza. Y en caso de que hagáis cena de Acción de Gracias, claro. Sé que es una costumbre muy yanqui, pero la verdad es que a mi el concepto me gusta. Eso de agradecer los frutos que nos regala la tierra suena muy jipi pero mola, ¿no?



Ingredientes,

20 manzanas silvestres pequeñitas, o 6-7 manzanas civilizadas grandes
50 gr de azúcar
2 cucharadas soperas de ron
3/4 de cucharadita de canela molida
100 gr de almendra molida
50 gr de azúcar
1 huevo
1/2 cucharadita de extracto de vainilla
2 placas de hojaldre (casero, si tenéis tiempo de prepararlo)
Huevo para pincelar el hojaldre

Pelamos y troceamos las manzanas. Las ponemos en una sartén de fondo grueso, a fuego lento, junto con 50 gr de azúcar, las dos cucharadas de ron y la canela. Las cocinamos hasta que estén blandas y se empiecen a caramelizar.
Por otroa parte, mezclamos la almendra molida con los otros 50 gr de azúcar y el huevo batido hasta tener una pasta.
Calentamos el horno a 180ºC.
Ponemos una de las placas de hojaldre en un molde desmontable, rellenamos con el frangipane y las manzanas. Cortamos la otra placa de hojaldre en tiras y tapamos el relleno con ellas. Pincelamos con huevo batido.
Horneamos 40 minutos.
Dejamos enfriar antes de desmoldar.

Os dejo una foto de la montaña que me ha acompañado constantemente estas dos semanas. Por mucho tiempo que pase aquí no me canso de admirarla. Y con vuestro permiso me voy a dormir, que he tenido una noche muy larga.

25 comentarios:

  1. Una tarta muy rica. La tarta de manzana está buena siempre.
    besos

    ResponderEliminar
  2. A mi la cena de acción de gracias me gusta, la historia de los nativos que ayudaron a los colonos siempre me ha parecido especial. Y las manzanas "de árbol" siempre son chiquititas, nosé porqué

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí más que lo de los nativos me gusta el significado de la cosecha de otoño, sí es buena tienes el invierno asegurado. Para la gente que vivía del campo debía ser una tranquilidad enorme tener una buena cosecha!!

      Eliminar
  3. Pues que descanses, mujer, que te va a dar algo! vaya maña que tienes haciendo la rejilla de la tarta ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este finde ya me he repuesto :)
      Lo de la rejilla, no sé, está un poco rústica, no?

      Eliminar
  4. Que encanto de tarta! Todo un hallazco encontrarte esas manzanitas silvestres! :D
    Es bueno leerte de nuevo.
    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hilmar, la verdad que sí, esta isla está llena de sorpresas!

      Eliminar
  5. Ánimo!!!!!! Suena realmente agotador tu trabajo, por eso te admiro tanto, pero sé que puedes con todo lo que se te ponga por delante. Encima tenemos que darte las gracias por sacar tiempo y fuerzas para dejarnos con una tarta tan deliciosa, y unas fotos geniales :).

    Me encanta encontrar un árbol asilvestrado que regala sus frutos al caminante, y más si son manzanas :). Muy rica la "pie", me gusta esa idea de mezclar culturas culinarias!
    En Canadá también tienen su Acción de Gracias, no? Si no me equivoco ya lo celebraron... A mí me parece una costumbre bonita, por muy yanqui que parezca :).

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que esta vez ha sido particularmente agotador, pero ya pasó! En canadá se celebra en octubre, por eso nos pilló allí el año pasado. Y a mi esta celebración me encanta, paso de jalogüins y demás, pero esta mola :)

      Eliminar
  6. Joé... pues sí que debes estar reventada. Estos días, cuando regresaba de trabajar, a lo lejos, veía el Teide, majestuoso... Y tú estabas por ahí. A tope de trabajo.
    Por aquí también me he encontrado algún que otro manzano silvestre... O, como bien dices, abandonado... Veo que también cogiste moras bien negritas. Qué ricas!!!!
    Un bsito y descansa un pizco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiiiii ahí andaba yo, viendo tu isla todo el rato!

      Eliminar
  7. tienes unas manos divina para la cocina

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Primera vez que te visito y me ha encantado lo que he visto, asi que me quedo como tu seguidora.

    Te invito a visitarme en cocinandoconsencillez.blogspot.com

    Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Joselin, en cuanto pueda voy a saludarte!

      Eliminar
  10. Ostras!!! Vaya ritmazo!!! Y yo me quejo... si encima tienes tiempo de preparar una deliciosa tarta de manzana!!! Me encantaria ser el osos Yogi y llevarmela de tu ventana... mmmmmmm
    Este fin de semana hemos dejado "pelado" un manzano... ahora ya tengo otra manera de gastarlas ;-)
    Un besote
    Sònia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sonia, tu es que siempre tienes recursos silvestres, seguro que en breve te pones con las castañas!

      Eliminar
  11. Que bonito y particular el trenzado superior del hojaldre, esos de marcar desde el centro y no pasar uno si uno no en toda la tira me encanta. Genial como siempre, y lo de " os juro que era silvestre" genial , genial, eres un encanto .Un abrazo. Sonia. Caja de Sabores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el trenzado es tan rústico como yo, ja ja ja!
      Muchas gracias, un beso.

      Eliminar
  12. que curro el trenzado, no? tiene una pinta estupenda!

    ResponderEliminar