viernes, 12 de diciembre de 2014

De la huerta a la mesa: bizcocho especiado de calabaza para nuestro pequeño Sami


Este otoño está siendo especial. La huerta tiene una nueva boca que alimentar. En realidad, todavía no come, tan sólo bebe leche (¡mucha!), cada pocas horas sin importarle que sea de noche o de día. Pero en cierto modo él también está alimentándose de lo que produce la huerta, ya que lo que como yo, al final, es lo que come él. Y bueno, ese es el motivo por el que el blog está un poco parado, mientras nos reorganizamos y el cachorrillo va creciendo y cogiendo fuerzas para incorporarse a la vida hortícola. Que un par de manos pequeñitas van a venir estupendas para escardar las zanahorias ;)


Por ahora el gotxito demanda mucho tiempo, no tanto como para no tener tiempo para cocinar pero sí como para no poder hacer cosas complicadas. Estamos preparando muchas ensaladas, verduras a la plancha, tirando de recetas de archivo de esas que podríamos hacer con los ojos cerrados. Aprovechando las conservas que preparé en septiembre (Sami se adelantó pero tuvo la paciencia de esperar a que terminara la temporada conservera, nació pocos días después de terminar la última tanda de mermeladas y chutneys) y la cosecha que tenemos en el congelador. Muchas noches cenamos un enorme bol de fruta, kéfir, avena y halva, sin más. Ya sabéis, cualquier cosa es mejor que dejarse tentar por el canto de sirenas del fast food. Sin embargo, esto de alimentarle a él a mi me da un hambre de lobo, así que en cuanto tengo media hora preparo bizcochos sanotes, con harina integral y manzana, remolacha, calabacín o, como este, con calabaza. No se tarda nada en prepararlos y vienen de maravilla cuando no hay tiempo para desayunar tranquilo o aprieta el hambre a media tarde. Con unas hermosas calabazas que nos regaló la huerta. Hermosas, enormes, y de carne prieta que son las mejores para repostería. En los últimos dos meses ya he preparado este bizcocho al menos 4 veces, así que se ha convertido en el favorito de la temporada otoñal.



Ingredientes,

2 tazas harina integral
1 1/2 cucharaditas de levadura
1/2 cucharadita de bicarbonato
2 cucharaditas de canela
1 cucharadita de nuez moscada
1/4 cucharadita de clavo
1/4 cucharadita de jengibre
1 taza de puré de calabaza
2/3 de taza de aceite de oliva virgen
1 1/3 tazas de azúcar moreno
3/4 cucharadita de sal
3 huevos

Calentar el horno a 170 ºC.
Mezclar en un bol los ingredientes secos (excepto el azúcar). Batir bien en otro bol el puré de calabaza, con el aceite, el azúcar y los huevos. Añadirle poco a poco la mezcla de harina y especias, removiendo lo justo para tener una mezcla homogénea. Verter en un molde de bizcocho forrado con papel de horno y hornear 1 hora. Una vez fuera del horno, dejar enfriar 10 minutos antes de desmoldar.

Supongo que a más de uno le habrá sorprendido la noticia, ¿no? Con lo calladito que me lo tenía.... aunque seguro que no os sorprenderá si en breve me oís despotricar contra los potitos industriales y las leches de fórmula, ¡volvemos al ataque!

17 comentarios:

  1. Uaaauuuu.........zorionak.....que disfrutéis de la nueva experiencia.

    ResponderEliminar
  2. Noticia bomba!!!! Enhorabuena! Eso son cambios de verdad, disfruta cada minuto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, desde luego que son cambios, radicales!

      Eliminar
  3. ¡¡Muchísimas felicidades!! la verdad es que no me lo imaginaba, pero se me hacía rara tu ausencia. El bizcocho con calabaza me parece genial, y este año tengo unas calabazas preciosas y enormes. Y de los potitos, leches de fórmula, cereales de farmacia y pediatras que te recomiendan ayudas te podría hablar largo y tendido, si quieres nos ponemos juntas a despotricar. Hay que tener las cosas muy claras para que no le minen la moral a una. Hoy en día la mayoría de la gente no concibe que se pueda alimentar a un bebé sin ir a la farmacia, sin embargo en mi casa jamás ha habido biberones, leches artificiales, ni paquetes de cereales hidrolizados.
    Otra cosa: disfruta todo lo que puedas de tu cachorrillo, el tiempo pasa a toda carrera, aprovecha ahora que es cuando más te necesita para no perderte ni un segundo de estar con él.
    Muchos besos
    Cristina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina, precisamente contigo quiero hablar largo y tendido porque cuando este empiece a comer cosas que no sean teta quiero que sea todo hecho en casa, pero no sé cómo librarme de los cereales esos hidrolizados que les encasquetan a todos los bebés. A la vuelta de navidades te mando un correo.
      Y sí, la verdad que se pasa volando, ya prácticamente he consumido la mitad del permiso de maternidad, casi sin enterarme.

      Eliminar
    2. Pues ya verás que no es nada difícil. Al principio la textura de lo que le des que sea un poco ligera, aunque no es necesario usar la batidora: arroz cocido muy pasado, y si quieres un poco chafado con el tenedor, quinoa, tal cual, trigo sarraceno, y cuando empieces con el gluten simplemente bulgur o pasta (sin trazas de huevo). Con esos cereales, ¿para qué se necesitan los polvitos de las farmacias? ¡Absurdo! la humanidad no ha necesitado esos mejunges para llegar hasta donde estamos y ahora nos quieren hacer creer que sin ellos es imposible alimentar a un bebé. Lo que pasa es que si todas lo hiciéramos así, adios nestlé, sandoz y todas esas, y eso es lo que les duele.
      Y cuando quieras hablar, por mi encantada ;)

      Eliminar
  4. Qué ganas tenía de leer las buenas noticias en tu blog!! :)))))))))))
    Os vuelvo a dar la enhorabuena y la bienvenida a nuestro mundo al pequeñín (pero qué guapo!), me alegro mucho de que estéis tan contentos y se porte bien, y que sigáis fieles a vuestros ritmos alimenticios y hortícolas :D.
    Sabes que me encanta la calabaza en forma de bizcochos otoñales, así que haré tu receta segurísimo, que es otra excusa más para hornear con calabaza :P. Tiene una pinta fantástica. Qué maravilla que el peque crezca al aroma de bizcochos así, y con una huerta tan hermosa, y esas conservas... Qué emoción será verle crecer!

    Por trabajo he investigado bastante el tema de los productos infantiles y la verdad es que la industria me tiene muy cabreada. Es increíble la cantidad de "alimentos" destinados a niños pequeños que se venden y se anuncian como si fueran sanísimos e imprescindibles en su dieta. Espero con ansia tus post despotricando contra ellos ;P.

    A seguir disfrutando!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aún estoy informándome, pero seguro que terminaré despotricando!!! por ahora tengo que escribir un largo post sobre el sistema médico y su ansia "homogeneizadora".
      Cada vez que he hecho el bizcocho me he acordado de ti y de lo mucho que te gusta la calabaza :)

      Eliminar
  5. Lo ves!!! si es un angelito, si te deja tiempo para todo!!! Me encanta ir recuperandote un poquito, seguro que a Sami no le importa y en cuanto que pueda incarle el diente al bizcocho seguro que se pone manos a la masa contigo ;) Un besote enorme!!!

    ResponderEliminar
  6. Me alegro de "verte" de nuevo! y enhorabuena, por supuesto!!!

    ResponderEliminar
  7. Me alegro un montón por lo del bebé. Ánimo y muchos bss desde Madrid.
    Ozu q vichysooise

    ResponderEliminar
  8. Felicidades!! Sigo tu blog desde hace años y no dejo de aprender contigo.
    Enhorabuena por vuestra maternidad y paternidad!
    Seguro que le peque crecerá super bien alimentado :-)

    ResponderEliminar
  9. Hoy es 17 y el post es del 12. En cinco días he elaborado la receta dos veces y compartido con muchas personas. Muchos alagos y ni un solo pero.
    Muchas gracias a ese muchacho nuevo tan inspirador.

    ResponderEliminar
  10. Estaba mirando tu ensalada de naranjas (para mi poco refinado y mago gusto, mucho mejor que las de fuera, éstas ácidas nuestras ;) y me sorprendió un comentario que te hacían.
    Flor de Calabacín embarazada???
    No sabes la alegría que me dio seguir el enlace que me trajo hasta aquí.
    Adormidera
    Ya sabes que no soy seguidora, que me pierdo, que no soy constante pero... determinadas personas me calaron una vez, y sigo prendida a ellas siempre. Esto me ocurre contigo... Quizá éso explique mi sonrisa, y la emoción.
    Me alegro mucho, mucho, que esa criatura haya llegado a acompañarlos. Que hacen falta manos, sí... para escardar (;)

    Un abrazo muy fuerte, si me permites. Y Salud y Suerte y Bendiciones (todas) para el bebé.

    ResponderEliminar
  11. Enhorabuena y bienvenido, Sami!!!
    Nosotros también nos embarcamos en la misma aventtura (comenzó el 12 de enero de 2014) y qué te puedo decir...genial, aterradora, hermosa a partes iguales ;-) Nosotros hemos pasado de todos los "dictados" y demás teorías y nos hemos dejado llevar: pasamos de los cereales y Mateo siguió creciendo y engordando igual, introdujimos la alimentación complementaria sin hacer caso a las "pautas" y usando en su lugar sentido común y no ha habido ningún problema, le dejamos experimentar con la comida sólida (baby led wheaning), hacemos colecho cuando queremos y cuna también, etc. Eso sí, a veces tenemos que decir alguna que otra "mentirijilla" a pediatras y demás para que no nos echen la bronca.
    Después de leer "Un regalo para toda la vida" y "Bésame mucho" gané seguridad como madre primeriza y me he dejado llevar por mi instinto y por ahora nos va bien a los dos.
    Un beso muy grande y disfruta, dentro de nada verás un bebé recién nacido y el tuyo patecerá al lado un señor grandote con bigote ;-)
    Mar, de los Sabores Perdidos.

    ResponderEliminar