viernes, 6 de noviembre de 2009

Magret de pato con castañas y puerro caramelizado con miel


Seguro que mucha gente piensa que este es un blog de recetas vegetarianas. Y prácticamente lo es. Yo creo que, como máximo, en esta casa comemos carne o pescado una vez a la semana. Sobre todo por razones medioambientales. Pero la verdad es que no soy vegetariana estricta. Alguna vez que hemos estado sin comer carne durante varias semanas me daban calambres en la piscina, y me sorprendía a mí misma pensando en comerme un filete. Sé que mucha gente dice que se pueden sustituir las proteínas animales por proteínas de soja, pero tal y cómo está el asunto de la soja actualmente, no es una solución que me consuele. Así que, para esos momentos de debilidad, viene muy bien esta receta. Ya que, puestos a comer carne, mejor que sea de calidad y bien cocinada, ¿no? Esta receta además es extremadamente sencilla, y es de las de dejar a los amiguetes con la boca abierta ;)

Ingredientes (para 2 personas)

1 magret de pato
200 gr de castañas (cocidas y peladas)
1 cucharadita de jengibre molido
1/2 cucharadita de comino molido
una pizca de pimienta
una pizca de nuez moscada
1/2 cebolla
1 puerro
2 cucharadas de miel
30 ml de vino de miel (o jerez, o lo que tengamos a mano)
el zumo de 1/2 limón

Precalentar el horno a 200ºC.
Hacer unos cortes en la piel del magret, primero en una dirección y luego en la dirección oblicua, de manera que los cortes queden con forma de rombo. Mezclar el jengibre, el comino, la pimienta y la nuez moscada, y frotar el magret con las especias por el lado por el que hemos hecho los cortes.
Meter en el horno, 10 minutos con calor arriba y abajo y otros 10 minutos con el grill.
Mientras tanto, dorar la cebolla y el puerro en la sartén. Añadir el vino de miel y las 2 cucharadas de miel, y el zumo del medio limón. Dejar caramelizar y en el último momento añadir las castañas. Salar al gusto.
Cortar el magret en lonchas gruesas, y servirlo junto con las castañas y el puerro.

Receta adaptada de Elle Cuisine.

22 comentarios:

  1. Ajonjolí, al hilo de tu diserción sobre el vegetariano que come de vez en cuando pescado / carne ayer justamente publicaron una noticia muy interesante en la BBC, y que sepas que ya se le ha encontrado un nombre: "Flexitariano" !!
    http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/magazine/8341002.stm

    ResponderEliminar
  2. Sencillo y riquísimo seguro. En esta casa el pato gusta mucho y este tiene una presencia estupenda. Lo de la miel pensaré en sustituirlo pues mis hijos ya sabes que no están muy por la labor de comerla.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Espectacular!!! Tiene que estar de vicio, sin duda. Me la apunto; en casa somos consabidos carnívoros!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. En casa tampoco comemos mucha carne, me tira bastante más el pescado. Lo cierto es que a veces me da un subidón carnívoro y necesito comer carne jugosa, poco hecha. En fin, que me pasa algo parecido a ti. Carne o no carne esa es la cuestión!
    Una receta deliciosa Ajonjolí!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Con ese nombre, con esos ingredientes sanos y sin gluten, con esos colores y seguro que con estupendos aromas, este plato tiene que estar de lujo.

    Besotes,

    Ana y Víctor.

    ResponderEliminar
  6. Fantástico niña!!
    Me parece un plato estupendo.
    Un beso manitas

    ResponderEliminar
  7. vaya, vaya, así que somos "flexitarianos", Paco?
    Desde luego estos anglosajones le tienen que buscar nombre a todo.....

    YoSusan, la miel la puedes sustituir por azúcar, pero creo que el punto dulce le da un toque al plato bastante bueno, es una pena perderlo!!

    Lucía, pues comer demasiada carne tampoco es bueno, cuidado!!!!!! Pero seguro que entonces os gustará.

    Marta, muchas gracias. El magret queda bastante jugoso, así que está bien para estos "ataques" de carnivorismo :)

    Caminantes, muchas gracias, y gracias por recordarme que no tiene gluten, olvidé ponerlo en los tags!!

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué delicia y vaya presentación!!! Una exquisitez de diez. Saludos Ajonjoli.

    ResponderEliminar
  10. ¿¿Somos clones??

    Me identifico con lo que dices, en mi casa no cocino habitualmente ni carne ni pescado, pero NO somos vegetarianos. Quizá sea más un sentimiento de respeto al medio ambiente o a los seres vivos o incluso a nuestra propia salud.

    Nosotros comemos fundamentalmente platos sin animales, pero si un día me apetece hago unos calamares, o si salgo a comer fuera o de vacaciones no me preocupa tomar una hamburguesa.

    Yo creo que el problema es que la gente confunde la piramide de la alimentación, y la utiliza al revés. Se infla a bollería, carne y algo de pescado, de vez en cuando toma fruta o verdura y para no engordar no comen pan, patatas, cereales, ni pastas.

    En fin, el tema me encanta y podría aburrirte escribiendo.

    Un beso y feliz finde

    ResponderEliminar
  11. A los amigos los dejas con la boca abierta y a nosotros también, que sencillez y que delicia.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Reflexioné sobre esto mismo en verano, cuando una amiga italiana que llevaba aquí varios días me dijo: llevo una semana sin comer carne y no la echo de menos, me parece algo imposible. Yo no me había dado cuenta, no soy vegetariana pero es verdad que hago poquísima carne. Y, desde luego, si la hago tiene que ser buena (buena morucha, buen cerdo ibérico...), porque a mí tambien lo de la soja me deja muy muy perpleja.
    Ya sabes que no haré fotos...¡confío en que los demás traigan la cámara!
    Un beso grande, a ver cuándo nos vemos

    ResponderEliminar
  13. Boquiabierta me quedo con estas dos últimas recetas. Y es que las castañas me privan y están de ricas este año...

    Yo no he sentido jamás calambres en épocas largas de abstinencia (no se decía así en términos cristianos?... o era ayuno?), pero sí que a no sé qué nivel celebral, inconsciente o desde lo más profundo del físico quejoso, algunas veces he sentido unas ganas irrefrenables de comer un filete poco hecho. Al contrario, he sentido también profunda adversión durante años. Y simplemente dejo decidir a ese instinto gritón que suele guiar mis pasos, normalmente tendentes hacia el color verde más terroso.

    En ese cruce de señales y advertencias, y si le he hecho caso, ha estado el equilibrio. Entendiendo equilibrio el que aparece registrado en las analíticas como "normal" (término soso y lineal que, me he fijado, usan los médicos para decir que todo está ok... hace unos días me decía el mío, que me alegrara de estar normal, que de estar maravillosa y estupenda, también tendríamos que preocuparnos). Así que yo creo que funciona lo de seguir el instinto, si ha demostrado llevarnos bien y si nos mantiene de buen ánimo.

    Anotaré el acompañamiento, aunque yo lo use para otra cosa, que en este momento no me inclino por el rojo. Pero sea como sea, reconozco que se ve fenomenal.

    Ayyy, ese puré, qué bien, qué bien!! Y yo que tengo en casa calabaza y castañitas...

    Muchas gracias por compartir siempre cosas tan ricas.

    ResponderEliminar
  14. Fijate que despues de ser años vegetariana hoy como de todo pero con mucho orden y me gusta más. La carne roja en general nunca me apetece pero la consumo en bajas dosis y me basta.
    El pato no es mi amigo pero de vez en cuando lo como. Hoy por ej. el cocinero de casa ha propuesto hacer un patito, habíamos visto una receta con marronis pero cuando vimos que la porción tenía 939 kalorías dije No!, hemos optado por otra receta, pero sin dudas estaba riquísima, igual que tu magret, que lindo color a tomado.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Sigo la tónica general, como muy poca carne... pero el magret es mi debilidad y con castañas!!!!!
    Un plato de lujo!!!!

    ResponderEliminar
  16. Ajonjolín, me pasa como a ti... No soy una apasionada de la carne (aunque sí del pescado), pero reconozco abiertamente que cuando paso más de 8-10 días sin probarla, algo sucede en mi cuerpo que me pide a gritos comer un solomillo o un buen entrecot. Mira por donde... Hoy me ha pasado eso mismito.
    Soy físicamente muy activa y sin hidratos de carbono y proteínas (mejor por separado) no funciono...
    Por cierto... también nado a diario y si no tengo buen carburante, parece que me ahogue... jeje
    Me ha encantado esta receta de magret. Ciertamente debe dejar a los invitados con la boca abierta. Felicidades!!!! Un besote

    ResponderEliminar
  17. Al igual que vos soy de comer poca carne, en realidad si esta "disfrazada" mejor. Pato nunca probé , supongo que será similar al pollo pero de una sabor más fuerte no? Yo me quedo con la salsita y la guarnición
    Cariños

    ResponderEliminar
  18. la receta me parece genial, esa mezcla de sabores y la carne bien aderezada. Tampoco me gustan las definiciones con la comida, soy muy peculiar a la hora de comer aunque con los años voy aumentando mis opciones intentando alcanzar el equilibrio.

    Bicos

    ResponderEliminar
  19. Marisa, ¡muchas gracias!

    Eu, pues quizá, quizá lo seamos :) Y seguro que no me aburrirías escribiendo sobre el tema, porque es un tema que me interesa mucho y del que creo que no se habla lo suficiente. Creo que en general la gente no es consciente de las implicaciones que tiene, no sólo para su salud, comer carne o pescado (o ambos) a diario. Mi razón principal para ser casi vegetariana es ecológica, porque los métodos de producción y de pesca que existen hoy en día me parecen absolutamente insostenibles. De hecho, cuando compro pescado tiene que ser fresco y de aquí, ya que en las islas aún se usan métodos de bajo impacto, sobre todo en el norte de Tenerife. Y la carne ecológica, la única manera de asegurarse que no ha contribuido a la tala de los bosques de sudamérica por parte de monsanto!!!!!!! En fin, como ves, yo también me enrollo muuuucho con el asunto.

    SANDY, muchas gracias por tus bonitas palabras.

    Canny, ay la soja la soja...... da para hablar largo y tendido!!!!!!!! Pues yo quiero ver fotos, pero confío en que Lola se lleve su cámara.

    Adormidera, yo hago igual, sigo el instinto, ya que normalmente cuando el cuerpo me pide un filete es porque le hace falta. Aunque la verdad sucede poco, normalmente prefiero cualquier verdura o fruta, sólo me pasa cuando combino lo de no comer nada de carne con el ejercicio físico. Hablando de ayuno y abstinencia, creo que yo debía ser de los pocos niños que se alegraban de tener una madre que siguiera a rajatabla lo de no comer carne los viernes de cuaresma, ya que soy poco carnívora desde pequeña y así sabía que los viernes tocaba un potajito de cuaresma, con sus espinacas y sus garbanzos....

    Pero Kako, las castañas se saborean sólo en esta época del año y es mejor ni mirar las calorías que tienen. Luego unos largos de más en la piscina y arreglado!!!!!

    Cerise, en ti pensaba preparando este plato, y en lo mucho que aprendí de cocina en francia :)

    Laube, es que para nadar a diario las proteínas y los hidratos son muy necesarios. El problema es que me temo que la mayor parte de la gente consume mogollón de unas y otros para llevar una vida sedentaria, y ahí llegan los problemas. Pero como le he dicho a Kako, mientras se quemen, adelante.

    Erika, el sabor del pato no tiene nada que ver con el pollo. Es una carne más roja, con más sabor a carne, no como el pollo :) Pero la guarnición sirve para ambos.

    Rakelilla, es que los anglosajones le ponen nombre a todo!!!! pero el equilibrio es lo mejor, un poco de todo y mucho de nada

    besos!!

    ResponderEliminar
  20. Bueno, bueno, bueno...esto es para una cena con velitas y una botella de vino...¡Que rico!

    ResponderEliminar