jueves, 14 de octubre de 2010

Daring Cooks Oct'10: dolmades - hojas de parra rellenas


Tengo que empezar agradeciendo el cariño que me habéis hecho llegar todos en vuestros comentarios, mandando vuestros ánimos y buenos deseos cuando leisteis lo de mi padre. Ayer le operaron y parece que todo ha ido bien, así que lo peor ha pasado, ahora tiene que reposar, y recuperarse. Gracias, gracias, gracias por vuestros ánimos. No sé si es que tengo la suerte de que a este blog sólo llega gente buena, pero sois todos majísimos. 
La verdad que lo que peor llevo de hacerme mayor no es hacerme mayor yo, sino que se hagan mayores mis padres.... supongo que a todos nos pasa igual, ¿no? Pero por muy mal que lo lleve, no puedo parar el tiempo. Así que, como dije en la anterior entrada, trato de aprovecharlo. En breve caerá otro viaje a Madrid, creo que este año los puntos del flying blue me van a dar pa' recorrerme el mundo!!!!
Por supuesto una de mis principales preocupaciones era que, conociendo a mi padre como le conozco, sabía que el muy cabezota no estaría comiendo bien en el hospital. Por eso metí en mi maleta 1/2 kilo de fresas y un par de kilos de tomates. Las fresas se las comió prácticamente del tirón, según mi madre era la primera cosa que comía con ganas desde que le ingresaron. Y con los tomates mi hermana le hizo un gazpacho. Así que me quedé tranquila porque tuvo su buena ración de vitaminas los días previos a la operación.

Y bueno, ahora al lío. Esta receta es mi participación en el Daring Cooks de octubre. El reto de este mes lo eligió Lori y consistía en hacer hojas de parra rellenas, llamadas dolmades en Grecia, dolmas en Turquía, tolmas en Armenia... Es un plato típico del oriente próximo y de Grecia. Esta receta, en particular, sería lo que en Grecia se llama dolmathakia yialantzi y en Turquía se denomina yalanci dolma, o dolmas falsos, porque la carne picada se sustituye por arroz. La receta la he sacado del libro de Ottolenghi, y la única variación que he introducido es que me negaba a comprar hojas de parra enlatadas, traídas de no-se-sabe-donde, cuando en esta isla hay parras por todas partes. ¡Eso iría contra los principios del locavorismo!. Aquí vi cómo preparar las hojas frescas, así que corté unas hojas de las parras que crecen salvajes al lado de la huerta, las blanqueé, y con eso preparé los dolmades.

Our October 2010 hostess, Lori of Lori’s Lipsmacking Goodness, has challenged The Daring Cooks to stuff grape leaves. Lori chose a recipe from Aromas of Aleppo and a recipe from The New Book of Middle Eastern Food.



Ingredientes, para 20 rollitos

unas 20-25 hojas de parra (las mías, recogidas directamente de la viña)
1/2 cucharada sopera de aceite de oliva
1 cucharada sopera de zumo de limón
1/4 cucharadita de café de sal

para el relleno

1 cucharada sopera de aceite de oliva
1 cebolla, picada finamente
110 gr de arroz de grano corto
1 y 1/2 cucharadas soperas de zumo de limón
2 y 1/2 cucharadas soperas de pasas
2 cucharadas soperas de piñones
2 cucharadas soperas de cilantro
1/4 cucharadita de café de canela
1/4 cucharadita de café de clavo
1/2 cucharadita de café de menta

1/2 cucharadita de café de sal

salsa de yogur y tahini, para servir



Preparar primero el relleno. Calentar el aceite de oliva en una cacerola y saltear la cebolla, a fuego medio, hasta que esté transparente. Añadir el arroz y darle vueltas durante un par de minutos hasta que se impregne del aceite. Bajar el fuego, añadir el resto de ingredientes del relleno, y remover durante unos 10 minutos para que se mezclen bien los sabores. Retirar del fuego y dejar enfriar. 
Lavar las hojas de parra y blanquear (o sea, hervir brevemente) en agua hirviendo. Yo las tuve menos de 5 minutos, y se quedaron un poco duras, creo que es mejor hervirlas un poco más.
Sacar las hojas del agua, cortarles los rabitos y dejarlas secarse extendidas entre dos trapos, bien tapadas para que no se sequen.

Para rellenarlas, extendemos una hoja de parra, el envés para abajo y la punta de la hoja en el lado más alejado de nosotros. Ponemos una cucharadita de relleno en el centro, cerramos primero los lados y luego enrollamos empezando por el lado que quedó más cerca nuestro. Vamos poniendo los paquetitos, bien pegaditos, en una fuente de horno. Mientras repetimos la operación con el resto de hojas, precalentamos el horno a 180º C. Cuando la fuente esté completa, ponemos agua justo hasta que cubra los rollitos, y añadimos el aceite de oliva, el zumo de limón y la sal. Ponemos encima un plato para que haga presión y los rollitos no floten, y horneamos una hora, hasta que no quede líquido en la fuente.

Servir tibias, acompañadas de una ensalada y una salsa de yogur.

Parece más complicado de lo que es, pero una vez te pones a rellenar se hace bastante rápido. El resultado es un plato muy aromático, ideal para una cena de picoteo, porque se pueden comer con las manos. Eso sí, la próxima vez coceré mejor las hojas, porque quedaron un poco rústicas y desmerecían el delicado relleno.

22 comentarios:

  1. Qué maravilla! Y qué suerte que tengas parras a mano. Me alegro de que tu padre esté mejor, es cierto que ver envejecer a los que te rodean es duro... Yo, por mi parte, he abandonado los Daring Cooks, por falta de tiempo. Pero seguiré estando atenta a vuestras creaciones.

    ResponderEliminar
  2. Günaydın, ellerinize, emeğinize sağlık. Çok leziz ve iştah açıcı görünüyor.

    Saygılar.

    ResponderEliminar
  3. Hummmm qué rico, muy griego, muy mediterráneo, una comida especialmente rica

    Besos. Recetasdemama

    ResponderEliminar
  4. A mi es que no me gustan nada las dolmades...claro que solamente las he probado en conserva, pero el gusto de las hojas de parra es una de las pocas cosas que no me van, claro que ese relleno seguro que me gustaría.
    Me alegro de que tu padre esté mejor, ahora toca mimarlo un poco para que se recupere pronto.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Sabes que te tengo una envidia cochina con eso de tener una huerta en casa, verdad?...

    Las hojas de parra yo tampoco las compraría, en la Axarquía malagueña podemos presumir de tener vides por todos lados y "mangaría" algunas para hacer un plato como este (que por cierto debe estar exquisito viendo los ingredientes). Lo malo, que vivo en la capital y estoy de baja... Si es que no pué ser!

    ResponderEliminar
  6. Un bocado realmente iresistible. Nunca las he preparado, pero en algunas ocasiones las he comprado en un puesto de comida griega que hay en el Mercado central de Valencia, y la verdad es que están muy sabrosas.

    ResponderEliminar
  7. Estaba esperando tu publicación. Me alegro mucho de que todo saliera bien. Me siento muy identificada con tu reflexión: qué triste ver que los padres se hacen mayores. :-( A mí me duele mucho, la vida es cruel, el tiempo no debería pasar, ellos no deberían pasar. En fin... Ojalá le puedas seguir llevando fresas y tomates muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuchos más años.

    Ehhh, bravo por tu receta!!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Que alegría que la operación de tu padre haya ido bien.

    Las hojas de parra no las he probado pero me imagino que el sabor es un poco amargo, no? El relleno me ha encantado, muy suave y aromático.

    Bicos

    ResponderEliminar
  9. Me alegro mucho lo de papi, me voy a leer la receta con atención tiene una pinta...

    ResponderEliminar
  10. uy,uy,uy....hace tiempo que no leo nada y no sabía lo de tu papi, un besazo desde Bilbao, y me alegro de que todo haya salido bien, ahora con mil mimines seguro que mejora...y lo de la receta, ni qué decir!!! me encantan pero yo aquí no me fío mucho de las hojas de parra, son un poco más ásperas a las turcas, así que dejo tal manjar para cuando voy de viaje. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Se ve super delicioso esto. Me gusta. Bss.

    ResponderEliminar
  12. Your first photograph is superb and I hope your dad gets better soon and you are so nice to get him fresh food in the hospital. And it seems like you really enjoyed this challenge. Cheers from Audax in Sydney Australia.

    ResponderEliminar
  13. Guapa las fotos impresionantes y la receta ya ni te cuento. Me gusta que te hayas metido de lleno en este nuevo reto y probar con las hojas de parra! También espero que tu padre esté bien y te felicito por el post anterior, desde luego que es para estar orgullosa de donde trabajas y de ese telescopio que te regaló tu padre!
    besitos guapa

    ResponderEliminar
  14. Nos alegramos de que tu padre se encuentre mejor, y esperamos que se reponga pronto. Nos ha gustdo mucho tu pos "Va por él" que no habíamso leído, y donde te hemos dejado un comentario.

    De la receta, decirte que nos ha gustado, nos resulta curiosa y a la vez atractiva. Y como siempre te agradecemos que etiquetes "sin gluten"

    Besotes y ánimo.

    Ana y Víctor

    ResponderEliminar
  15. cuanto me alegro que todo haya salido bien! ahora para adelante despacito y con muchos tomaticos caseros... poco a poco:-)

    A mi me pasa como a Lolah, que las hojas de parra no me van:-( aunque se me ocurren unas cuantas maneras de dar buena cuenta a ese relleno,

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hace meses que estoy interesada en cocinar dolmades o dolmadakia.

    te quedaron con muy bbuen aspecto, se ven ricas

    me gusta tu blog, me uno a tus seguidores


    saludos!

    ResponderEliminar
  17. Me alegro de que la cosa vaya mejorando, menos mal, porque me dejaste preocupada.
    La recetita rica rica.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Me alegro por las buenas noticias! No había visto usar las hojas así, conocía las de frasco solamente, y se ven distintas. Me encanta este plato, mi suegra lo prepara.
    Un beso, y suerte!
    Myriam

    ResponderEliminar
  19. Espero que tu padre se reponga rápidamente y tu puedas relajarte. Me gustan mucha las dolmades, tienen un gusto muy particular con las hojas de parra, siempre que voy a la Boquería y veo los montoncitos de hojas de parra, me dan ganas de prepararlas, tu receta parece ideal.
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Hola!!
    Mi hermana tiene una amiga medio siria, y cuando nos contó que las hojas de parra se comían, mis padres flipaban!!! Imagina tú a unos manchegos muy manchegos que la única utilidad que le conocen a las hojas de la vid es la de sustituír en el campo a las servilletas o al papel higiénico!!
    Un beso muy grande y espero que tu padre vaya mejorando.
    Mar, de los Sabores Perdidos.

    ResponderEliminar
  21. Wow...your stuffed grape leaves turned out beautiful and the photos are stunning! Well done!

    ResponderEliminar
  22. Vaya suerte que tiene tu padre, la comida en los hospitales no suele ser ninguna maravilla (yo trabajo en uno). Esta receta está fantásticamente explicada. Tengo unas hojas de parra en casa en conserva, creo que ya sé qué haré con ellas.
    Gracias!

    ResponderEliminar